ASOCIACIÓN CIVIL INSTITUTO SILOÉ Delegación Española
ASOCIACIÓN CIVIL INSTITUTO SILOÉDelegación Española

¿POR QUÉ SILOÉ?

Siloé … nuestro nombre, nuestro estilo, nuestra meta …

 

La curación del ciego de nacimiento en la Piscina de Siloé, le da sentido a nuestro nombre y a nuestro deseo como Equipo, como Asociación.

Ponerse un nombre no es fácil…  porque ha de caracterizar nuestra posición en la vida.

Es una manera de decir que somos y que queremos, es mostrar una intención ya en la manera de llamarnos.

 

Decir: somos de Siloé no debe querer decir lo mismo que decir somos de Don Bosco, del Sagrado

 

Porque Siloé?

 

El texto de Juan es claro, pero confuso a la vez.

Jesús va al hombre en su situación sin importarle el origen de su enfermedad… sabe que no ve, y que es ciego de nacimiento… y El está para dar la luz, por que EL es la luz.

No le interesa que sea sábado, ya que está prohibido hacer milagros, trabajar, atender…

No le importan las consecuencias de lo que hace… El quiere hacer el bien.

 

Jesús escupe en la Tierra, hace barro con su saliva y le unta los ojos al ciego.

Es una imagen fuerte. Es la primera vez que Jesús (según los relatos de los evangelios) mezcla algo de sí mismo para curar… y además no cura El, sino que manda a lavarse en Siloé.

 

No hay antecedentes de este tipo de milagros en los textos. Podría haberlo hecho de muchas maneras. El elige esta… quiere esta.

 

En esta ocasión no guarda para sí otro deseo más que ser luz para quien es oscuridad.

No mezcla cualquier cosa… usa saliva y tierra, y manda a lavar en el Agua de Siloé.

Tierra que marca lugar, mundo, existencia, realidad.

Saliva que habla de sí mismo… su sabor, su don, su esencia

Agua que expresa la posibilidad, la nueva vida, la constitución del ser en Dios, la que purifica, la que libera, la que cura.

 

Tres elementos en una cultura y para un hombre en situación de oscuridad.

 

Quien no ve… no sabe dónde va. Porque ojos y pies son lo mismo. Quien ve, y no puede caminar no puede cumplir con el don de Dios en su vida. Quien ve y camina pero no escucha no llegará a la meta, porque se desubicará en el camino, perderá el equilibrio que le otorga la comunidad. 

 

Ojos – Oídos – Pies. Tres elementos del hombre que lo resitúan ante la vida, si uno falla, los tres fallan.

 

Dar la vista es restituir al hombre en el camino… dejarle ver el horizonte, mostrarle su finalidad, ¿para qué está aquí?.  Dar la vista fuera de la cultura, de la comunidad, es quitarle las herramientas al hombre para que se realice como persona. Porque somos personas entre otras personas. El sentido de restituir a un hombre tiene solo valor en el contexto que le damos. No formamos ni curamos para la individualidad, sino para la realización en comunidad.

 

Queremos significar al Hombre en Situación, devolverle su lugar, mostrarle el camino… Siloé.

 

En Siloé se culmina el milagro… sino hubiera ido a Siloé no hubiera habido curación.

Es Siloé el lugar del enviado, la fuente donde la gente toma agua, para su subsistencia.

La Piscina es emblema de ello… El Enviado está para UDS. Dios no se guarda nada para si. Esta para todos y para cada uno. El milagro se concreta entre Uds.

 

La acción de Dios que supone al hombre… el plan de Dios que quiere al hombre  a la par…

 

La  voluntad de Dios es hacerse HOMBRE … y Hombre en comunidad.

 

Enseñamos, curamos, atendemos, hacemos caridad para que el hombre sepa que su lugar en la comunidad es digno. Que puede construirse si se construye junto a otros y para otros.

 

Que no aprende, ni se cura, ni satisface sus necesidades, si son solo para él.

En Siloé creemos que Dios nos quiere laicos en el mundo…  quiere que nos hagamos barro para otros, que mostremos el lugar donde la vida puede ser posibilidad. Quiere que lo mejor de nosotros se haga Vida entre tantos.

 

En Siloé esperamos que el Agua, la Fuente, nunca se seque… porque sin ella, no tiene sentido nuestra acción. Como Jesús completo su obra en ella… nosotros queremos completar nuestra acción en la Comunidad.

 

Por eso formamos equipos, valoramos el esfuerzo compartido, damos lugar al discenso y creemos en la pluralidad de formas de vida entorno a la Vida.

Hemos puesto nuestra esperanza en EL, fuente de nuestra acción … y en todos, fin de nuestros deseos. 

 

Que la comunidad sea para nosotros ese lugar donde el agua es para todos y que cada uno descubra su lugar, para que el Reino de Dios sea un hecho en la justicia y la paz.

 

Héctor Pancaldo